Cargando
 
 
20/02/2012
Más de 400 instructores listos para atender indígenas y afros colombianos
 
 
 
 
 
 

Los instructores del SENA que atienden a las comunidades afrodescendientes e indígenas en los departamentos de Chocó, Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Vaupés y Casanare, aprendieron a ofrecer atención diferenciada a los grupos étnicos.

 

A través del convenio SENA-TROPENBOS que hace parte de un programa de cooperación para el desarrollo financiado por el gobierno de Holanda, más de 400 instructores han fortalecido sus competencias metodológicas, mediante diplomados, seminarios con expertos regionales e internacionales, talleres, encuentros e intercambios de experiencias entre otras estrategias pedagógicas.

 

Provistos con herramientas metodológicas para acompañar autodiagnósticos de las comunidades sobre la situación en sus territorios y  la formulación participativa de  proyectos productivos, los instructores atienden a las comunidades partiendo del respeto a su cosmovisión y dinámicas culturales.

 

Bajo ese entendimiento entre juntos construyen soluciones a problemas apremiantes como la seguridad alimentaria, generación de ingresos, reforestación y recuperación de tradiciones entre otros aspectos.

 

Los instructores además han participado en el diseño de nuevos programas de formación acordes con las necesidades y el contexto cultural de las comunidades, que se basan en el diálogo entre los saberes ancestrales y los conocimientos técnicos, como: Orientación en Avistamiento de Aves, Ascenso al Dosel, Monitoreo Participativo de Fauna Silvestre y otros que dan respuesta a temáticas relacionadas con asuntos agropecuarios, agroindustriales, artesanales y turísticos entre otros aspectos.

 

Como parte del fomento de diálogo de saberes mediante el Convenio SENA-TROPENBOS se están promoviendo además, investigaciones locales adelantadas por las mismas comunidades y orientadas por los instructores con  una metodología sencilla. Así, los sabedores y sus aprendices recopilan conocimientos sobre el entorno, que permiten no solo  fortalecer su identidad, el respeto y  la valoración de su territorio, sino cualificar los proyectos productivos desarrollados con el SENA.

 

Los instructores en los seis departamentos han puesto en práctica la capacitación recibida a través de la formulación, puesta en marcha y sistematización de 95 Unidades de Formación Producción Intercultural (UFPIs) que son proyectos productivos en: piscicultura con especies nativas, establecimiento de viveros frutales y maderables, artesanías, etnoturismo, manejo de residuos sólidos y transformación de coco y cacao entre muchos más, en los cuales aproximadamente 2000 personas entre afros e indígenas se han formado de manera práctica.   

 
    
Subir